Vivendo

Radiovision nació con la idea de satisfacer una demanda creciente de aparatos eléctricos que en los años sesenta presentaba grandes oportunidades de crecimiento. La empresa comercializaba principalmente una línea de productos alemanes Grundig (tornamesas, radiolas, radios). Estos eran equipos de alto desempeño para la época. Con el avance de la tecnología japonesa y la entrada de productos más pequeños y a un mejor precio, se fue dificultando la venta de estos equipos alemanes, por lo cual la empresa descontinuó su venta. Con el paso de los años la empresa decidió incursionar en el negocio de la línea blanca y fue a partir de allí que el negocio de Radiovision se consolidó y tuvo un crecimiento importante en la década de los setenta y ochenta. También se compró un negocio de venta de equipo para restaurantes y hoteles llamado Apelsa y cuyos productos se comercializan hoy en día en las tiendas Vivendo.