Mi Tercer Lugar

Y, aunque nadie daba un duro por él, se volcaba tanto en los detalles que sin llegar a nada, llegó a ser el capitán de su calle.