Montecatini Ristorante

Todo comenzó en el año 1965. Tres compañeros de trabajo, con sueños comunes planificaron construir una empresa gastronómica propia. Heriberto Porfiri, Nicola del Papa y Giusepe Vanneschi, todos ellos inmigrantes de Italia y embutidos por el mismo espíritu de sus coterráneos, buscan, a través del esfuerzo, abrir un futuro más promisorio. Del lugar de origen de uno de los socios surge el nombre de Montecatini. El crecimiento empresarial no se dejó esperar y durante los próximos 4 años se transformó en un restaurante ícono de la calle general paz, en donde las pastas, eran el plato fuerte. En 1967 se acrecentó la fama con la creación de sus famosos: "Capelettis a la Caruso", receta insuperable hasta el día de hoy. Un infortunio sucedió el 15 de febrero de 1969, cuando un incendio destruyó todas las instalaciones. Luego de mucho trabajo, colaboración de clientes, proveedores y amigos, se logró reconstruir el negocio, logrando marcar las bases de lo que sería en unos años “El Restaurante Tradicional de Mendoza”. El éxito de su calidad traspaso las fronteras Provinciales e Internacionales. La esmerada atención, la calidad y variedad de sus platos atrajeron en 1967 al equipo de Racing Campeón Intercontinental y su conocido Director Técnico José Pizutti. Pepito Marrone, quién desde el aeropuerto solicitaba la preparación se su plato preferido: "ñoquis de espinaca". Ricardo Balbín, Alejandro Lanusse, Julio Iglesias, Joan Manuel Serrat, Julio Boca, Gerardo Sofovich, Adriana Brodsky, Rolo Puente, Raúl Portal, Valeria Linch y en el año 1966 La Scuadra de la Fiorentina y otros... El tiempo fue transcurriendo y con ello las exigencias del público. Es por ello que en 1997 se marca otro hito de crecimiento de MONTECATINI RISTORANTE. Junto a la inauguración de Palmares Open Mall, se abre las puertas a una nueva boca de expendio dotada de gran confort, exquisito gusto en su diseño, acompañado de la misma calidad y secretos que lo han hecho famosos entre los argentinos. Hoy, empapados del mismo espíritu original de sus fundadores, sus hijos: Gustavo Vanneschi y Raúl Porfiri, se hacen cargo de la conducción de la empresa imprimiéndole un sello acorde a los tiempos, posicionándolo como un Restaurant de nivel Internacional. La mística de los sueños y el esfuerzo cotidiano serán la receta que acompañará la historia de Mendoza y de un Ristorante con Tradición.